jueves, 17 de septiembre de 2015

Se vale

Quienes tenemos Linfoma  llevamos un poco de ventaja sobre cualquier otro tipo de cáncer: alta probabilidad de curación!
Constantemente  estamos concentrados en complacer a los demás. A cuidarlos, a darles gusto, a quedar bien con cualquiera que no sea uno mismo, nos dedicamos siempre a encontrar la aprobación de alguien mas.
Este capítulo de la vida se trata de uno mismo.
Se trata de dedicarse en cuerpo y alma a curarse, del cuerpo y del alma.
Se trata de que lo que sentimos es real.
Eso que siempre damos por hecho y que por derecho creemos que es nuestro. Nuestro cuerpo. Nuestro tiempo. Nuestra vida. Damos por hecho nuestra salud. La felicidad. Las ilusiones.
De pronto no tenemos nada. Todo se vuelve oscuro.
La rabia, la impotencia, la desolación, la tristeza, la frustración, el miedo sobre todo, la incertidumbre. El miedo a lo que no conocemos pero que sabemos ciertamente que es malo. Cáncer, malo.
Se vale estar enojados, se vale estar tristes, se vale descansar, se vale mimarnos, se vale sentirse mal, se vale llorar, se vale dormir, se vale estar cómodos, se vale decir no y también se vale decir si. Se vale querernos. Se vale sentir.
Se vale dejarse querer, se vale dejarse cuidar, se vale sentir que alguien mas esta para ti. Se vale saberse querido, se vale sentirse apoyado. Se vale poder contar con todos y cada uno de nuestros seres queridos. Ellos de corazón nos apoyaran.
Importas tu. Es tu momento. Vívelo, llóralo, grítalo, siéntelo.
Nadie que no lo haya vivido podrá entenderlo. Todo ese huracán de sentimientos y sensaciones solo los vive uno mismo.