lunes, 7 de septiembre de 2015

No one fights alone

Cuando supe que tenía linfoma, busqué información en la red, blogs, información o  cualquier página que me resolviera las dudas que en ese momento eran infinitas,  algún consuelo ante la impotencia y desolación que se siente al recibir una noticia de ese calibre y mas aún  cuando no tienes ningún síntoma.

Soy mujer, tengo 50 años, me dedico por completo a mi familia. Siempre he sido muy sana y fuerte.

No encontré mucha información que me fuera útil, mis búsquedas se reducían a los mismos sitios, mismos que casi me aprendí de memoria. Ninguno te decía como me sentiría al recibir mi primera quimioterapia, como y cuando perdería mi cabello, la impotencia que se siente ante la lucha contra el cancer.
Por eso se me ocurre escribir este blog, como un foro abierto a compartir experiencias con gente que esta pasando por situaciones similares, donde encontremos apoyo y libertad de expresar nuestras inquietudes.
Al enterarme de que tengo linfoma, me sentí sola en el mundo. Así me sentía. Al mirar a mi alrededor, me dí cuenta de que toda mi familia, mi gente más cercana, amigos,  me han brindado su apoyo incondicional. Primero viene un  sentimiento de enojo y frustración, incomprensión, impotencia. Toda la gente a mi alrededor siempre tenía el plan perfecto, la solución o simplemente una opinión con respecto a mi problema de salud, todos, y de buen corazón proponía algo distinto:
Que el genjibre para la nausea, que si te recomiendan la guanábana que es la mejor medicina para combatir el Cancer, que si te pones minoxidil no se te cae el cabello, infinidad de opiniones, que en el momento no estaba en condición de escuchar.
Después de unos meses, ya mas tranquila, entendí que eran muestras de cariño, se hacían presentes de esta forma para decirme que estaban conmigo, luchando conmigo, no contra mí. A todos y a cada una de estas queridas personas que conforman mi entorno les agradezco profundamente el hacerse presentes y apoyarme en todo momento de manera incondicional.
Gracias.

Publicar un comentario