domingo, 25 de octubre de 2015

Como funciona la quimiotrapia

Tomado de www.chemocare.com

Cómo funciona la quimioterapia?

Normalmente, las células viven, crecen y mueren de una manera predecible. El cáncer se produce cuando ciertas células en el cuerpo siguen dividiéndose y formando más células sin la capacidad de detener este proceso. Protocolos de quimioterapia implican la destrucción de las células cancerosas al mantener las células de un mayor multiplicador. Desafortunadamente, en el proceso de someterse a protocolos de quimioterapia, las células sanas también pueden verse afectados, especialmente aquellos que, naturalmente, debe dividir rápidamente.
Protocolos de quimioterapia se esfuerzan para maximizar la eliminación de las células cancerosas y reducir al mínimo los efectos negativos que estos protocolos tienen sobre las células sanas. Se ha avanzado mucho en el desarrollo de protocolos de quimioterapia exitosas, incluyendo la identificación de los diferentes tipos de cáncer y el correspondiente desarrollo de soluciones eficaces de protocolo de quimioterapia. Pero todavía hay mucho trabajo por hacer.



Células  de Cancer y quimioterapia

Los tumores cancerosos se caracterizan por la división celular, que deja de ser controlada como en el tejido normal. Las células "normales" dejan de dividirse cuando entran en contacto con células similares, un mecanismo conocido como inhibición por contacto. Las células cancerosas pierden esta capacidad. Fotos de las células de cáncer muestran que las células cancerosas pierden la capacidad de dejar de dividirse cuando se ponen en contacto células similares.
Las células cancerosas ya no tienen los controles normales y equilibrios en el lugar que controlan y limitan la división celular. El proceso de la división celular, si las células normales o cancerosas, es a través del ciclo celular. El ciclo va de la fase de reposo, pasando por las fases de crecimiento activo y, hasta la mitosis (división).
La capacidad de la quimioterapia para destruir las células cancerosas depende de su capacidad para detener la división celular. Por lo general, medicamentos para el cáncer actúan dañando el ARN o ADN que indica a la célula cómo copiar misma en la división. Si las células cancerosas no pueden dividirse, mueren. Cuanto más rápido que las células cancerosas se dividen, lo más probable es que la quimioterapia mata las células, haciendo que el tumor se encoja. También inducen suicidio celular (muerte programada o apoptosis).
Los medicamentos de quimioterapia que destruyen las células cancerosas sólo cuando se están dividiendo se llaman ciclo celular específica. Los medicamentos de quimioterapia que destruyen las células cancerosas cuando están en reposo se denominan no específicos al ciclo celular. La programación de la quimioterapia se establece en función del tipo de células, velocidad a la que se dividen, y el tiempo en el que un fármaco dado es probable que sea eficaz. Esta es la razón por la quimioterapia normalmente se administra en ciclos.
La quimioterapia es más eficaz en matar las células que se dividen rápidamente. Desafortunadamente, la quimioterapia no sabe la diferencia entre las células cancerosas y las células normales. Las células "normales" volverán a crecer y ser saludables pero, mientras tanto, se presentan efectos secundarios. Las células "normales" más comúnmente afectadas por la quimioterapia son las células sanguíneas, las células en la boca, el estómago y el intestino, y los folículos pilosos; lo que resulta en recuentos sanguíneos bajos, afecciones bucales, náuseas, diarrea y / o pérdida del cabello. Diferentes fármacos pueden afectar distintas partes del cuerpo.
La quimioterapia (fármacos antineoplásicos) se divide en cinco clases basadas en la forma en que trabajan para destruir el cáncer. Aunque estos fármacos se dividen en grupos, existe un cierto solapamiento entre algunos de los fármacos específicos. Otras secciones tratan diferentes tipos de quimioterapia en el esfuerzo para explicar con más detalle estos procedimientos importantes.
Con la excepción de la quimioterapia adyuvante, en la que no hay aparente cáncer presente, la eficacia de la quimioterapia en las células cancerosas se mide en términos de "respuesta". Las técnicas para controlar las respuestas pueden ser similares a las pruebas utilizadas para diagnosticar el cáncer.

Un bulto o tumor que implica algunos ganglios linfáticos se pueden sentir y medir externamente mediante un examen físico
Algunos tumores internos cáncer se mostrarán en una exploración de rayos X o TC y puedan ser medidos con una regla
Exámenes de sangre, incluyendo los que miden la función del órgano se puede realizar.
Una prueba de marcador tumoral se puede hacer para ciertos tipos de cáncer
Independientemente de la prueba utilizada - ya prueba de sangre, recuento de células, o la prueba de marcador tumoral, que se repite a intervalos específicos, de manera que los resultados se pueden comparar a las pruebas anteriores del mismo tipo.

¿Cómo se define la respuesta?

 La respuesta al tratamiento del cáncer se define de varias maneras:
La respuesta completa - todo el cáncer o tumor desaparece; no hay ninguna evidencia de enfermedad. Un marcador tumoral (si es aplicable) puede caer dentro de la gama normal.
La respuesta parcial - el cáncer se ha reducido en un porcentaje, pero la enfermedad sigue siendo. Un marcador tumoral (si es aplicable) puede haber caído pero la evidencia de la enfermedad permanece.
Estable la enfermedad - el cáncer no ha crecido ni encogido; la cantidad de enfermedad no ha cambiado. Un marcador tumoral (si es aplicable) no ha cambiado significativamente.
Progresión de la enfermedad - el cáncer ha crecido; hay más enfermedades que antes del tratamiento. Una prueba de marcador tumoral (si es aplicable) muestra que un marcador tumoral ha aumentado.
Cuando se mide la respuesta? Para una persona recién diagnosticado que se ha prescrito la quimioterapia para el cáncer, el número de tratamientos se establece. Por ejemplo, un oncólogo le recetará un número determinado de ciclos de quimioterapia basados ​​en el protocolo de tratamiento. Las respuestas pueden ser medidos durante la quimioterapia, pero el número de ciclos por lo general no cambian a menos que el cáncer crece. Si el cáncer crece, la quimioterapia es probable que se detiene o se cambió a diferentes drogas.

Para una persona que ha tenido una recurrencia o ha avanzado la enfermedad, un número determinado de ciclos no puede ser prescrito. Más bien, 2-3 ciclos se dan y luego se evalúa la respuesta. Si la enfermedad es estable o contracción, quimioterapia adicional se puede dar, siempre y cuando se mantengan las respuestas, siempre que la toxicidad de la quimioterapia es tolerable. En general, se requiere un mínimo de 2-3 ciclos de quimioterapia con el fin de medir la respuesta. Un ciclo de quimioterapia puede no ser adecuada para evaluar su eficacia.