martes, 20 de octubre de 2015

Sueños rotos

Después de dos años de vigilar una masa en mi cuello y aterrada por ver cómo mi madre se consumía tras una corta y fulminante enfermedad, Cancer de pulmón, le pedí al doctor que me hiciera una biopsia.
Lindfoma de hodgkin. No estaba segura de lo que era eso pero sabía que era Cancer. 
El momento en el que recibí la noticia estaba sola. Mi vida pasó frente a mí en un instante. Tenía cancer!



De pronto entendí que soy tan vulnerable como el que más. Cuando me sentía en la cima del mundo, plena y feliz, la vida me arrebata  a mí madre y mi propia salud. Todos los sueños de pronto se vienen abajo. Todo lo que soñaba para el futuro de pronto se esfuma. No sé si voy a vivir lo suficiente ni en qué condiciones para llevar a cabo todos esos planes.

Vienen a mi mente todas mis ilusiones de mi futuro, vivir fuerte y sana mi madurez, envejecer al lado de mi amado esposo,  ver a mis hijos convertidos en adultos de bien, responsables y formando sus propias familias, tener muchos nietos para consentirlos. Crecer y envejecer con los que más amo en la vida, a mi familia.




Momentos muy fuertes para todos. Al igual que uno siente la intensidad esa euforia que provoca la felicidad, viví  con intensidad la tristeza de una pérdida, de una mala noticia y otra mala noticia.
Hice un bucket list. Nuevos planes para el futuro.
1.- vivir!
2.- Ser feliz
3.- Disfrutar y agradecer a cada instante
4.-Lista de lugares que me gustaría conocer
5.-Mil planes con mi familia!
6.- Comer delicioso (cuando pierdes el sentido del gusto y todo sabe amargo es lo primero que deseas)
Asi se hizo una larga lista de espero que Dios me de la oportunidad de ver realizada.

Me lamenté por lo que no hice. Lloré por lo que pensé que no podría hacer. Viajar, comer, disfrutar a mi familia. Nada sería igual.
He aprendido una importante lección en este proceso. La vida es una. Aprendí que lo que más vale no se compra. No se compra el tiempo, ni el amor, ni un amanecer  o un atardecer, el milagro de la vida.
Entonces llega la fuerza, el valor y la esperanza. Me considero una buena persona y he vivido muy bonito, hermosas experiencias. No conocía el dolor ni el sufrimiento hasta hace unos meses. Pensé que la vida era color de rosa, esto llego a mi como un castigo que no termino de pagar.
Voy a luchar con toda mi fuerza por curarme y vivir. Lo haré por la gente que amo. Lo haré por mi familia, lo haré por mi.



Publicar un comentario