Ir al contenido principal

Fatiga durante la radioterapia

El cansancio que surge cuando te están dando el tratamiento contra el cáncer no es lo mismo que sentirte cansado después de una larga caminata por el parque o de un día intenso de trabajo. La diferencia está en que ese cansancio se alivia fácilmente con sólo sentarte un rato en el sofá o durmiendo.
En cambio, la fatiga que puedes sentir después del tratamiento de la radioterapia es diferente. Se podría describir como el no tener energía, ni física ni mental, para hacer tus actividades diarias, desde que te levantas por las mañanas, falta de energía para ir a trabajar o a estudiar, o simplemente para salir a hacer la compra de la comida. Además, no se alivia simplemente sentándote a descansar.
Este cansancio o fatiga se conocen como efectos secundarios tempranos de la radioterapia, porque surgen durante el tratamiento y duran sólo unas cuántas semanas después de que se termina. El problema es que a veces el cansancio llega a ser tan intenso, que tu vida normal podría verse seriamente afectada pues quizá no te sientas capaz de trabajar, de compartir con tu familia o tus amigos y algunas veces quizá no tendrás ánimos ni siquiera de ir hasta el centro médico para continuar con tu tratamiento.


¿A qué se debe este cansancio? De todos los cambios físicos que sufre el cuerpo durante la radioterapia, es difícil definir cuál es el causante directo de la fatiga o si es simplemente que se suman varios factores. Puede deberse a que tengas anemia, a falta de minerales, a depresión, o simplemente al estrés y la ansiedad causadas por la enfermedad y el tratamiento. No te olvides que la radioterapia puede ser un tratamiento fuerte para tu cuerpo y por lo tanto tus energías se pueden agotar más fácilmente.
De todos modos, eso no quiere decir que debes simplemente hacerte a la idea y sentarte a esperar que el cansancio se vaya y vuelva tu energía normal. Hay muchas cosas que puedes hacer para aliviar el cansancio o simplemente para hacer tus días más fáciles.
Aliméntate bien. El comer bien es esencial para sentirse saludable y con energía. Por eso en este momento no debes descuidarte en relación a tu alimentación. Tu médico te puede recomendar una dieta saludable durante el tratamiento.
Haz ejercicio. Aunque te suene contradictorio, el quedarte en cama durmiendo no es la solución para el cansancio causado por la radioterapia. Al contrario, puede hacer que te sientas peor. Se ha comprobado que muchos pacientes con cáncer que están recibiendo el mismo tratamiento, se sienten mejor cuando hacen entre 15 y 30 minutos de ejercicio ligero diariamente, por la energía que se libera en todo el cuerpo. El salir a caminar, nadar o montar en bicicleta son buenas opciones
No te exijas de más, descansa. Cuando planees tu día, haz sólo lo que sea más importante para ti y ten claros los límites de tu capacidad. Es decir, no te comprometas a hacer algo que no puedes y acomoda tus horarios de trabajo de acuerdo con tus posibilidades.
Además, ten en cuenta que siempre necesitarás un rato para descansar entre las diferentes actividades. Pequeñas siestas durante el día o aunque sea 15 minutos de descanso entre las actividades, te ayudarán. Y durante la noche, duerme mínimo 8 horas.
Organiza tu lugar de trabajo y tu casa. Trata de ubicar a tu alcance las cosas que más necesitas y que usas a diario. Si te gusta tomar agua o jugo, ten siempre una jarra llena a mano; pon tu ropa en el lugar más accesible del armario; estaciona el auto cerca; etc.
Pide ayuda. Tus amigos y familiares quieren ayudarte, pero no saben cómo. Esta es una de las mejores oportunidades que tienen para hacerlo y que a ti te viene de maravilla. Por ejemplo, pide ayuda con las tareas del hogar que te quitan mucha energía, como hacer las compras, cocinar, limpiar y ordenar, o lavar la ropa. También pueden llevarte a tus citas médicas para que no tengas que conducir.
Si el cansancio no se mejora con estas tácticas, habla con tu médico. Él o ella podrían tener otras recomendaciones, o quizá sugieran interrumpir el tratamiento por un tiempo mientras recuperas tus energías.
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Cabello y ABVD

Uno de los temas que más nos aflige a las mujeres es perder el cabello durante el tratamiento.
El tratamiento o quimioterapia, lo que hace es destruir las células de crecimiento rápido, como las células del cabello, las células que recubren la boca y obviamente las células malignas que se reproducen desordenada y rápidamente.
Debido a que perdí a mi madre hace cinco meses a causa del cáncer de pulmón, (ella sólo alcanzó a darse tres quimioterapias y al décimo octavo día de la primera quimio, ella perdió todo su cabello) y mi padre se quedo con la creencia de que la fuerza residía en el cabello, creí prudente no causarle otra fuerte impresión, la enfermedad de mi madre fue devastadora y mientras ella sobrevivía sus últimos días, yo me enteraba de que tenía Linfoma de hodgkin. Pues finalmente no me rapé. Yo tenía una melena rubia y rizada que me llegaba hasta casi la cintura. Fue una impresión tan fuerte , casi tan fuerte como el enterarme que tenia cáncer, el ver como se me cayó el ca…

Mi primera quimioterapia

Estaba yo convaleciente de la intervención del port a cath (catéter) cuando perdí a mi madre. Vivimos toda la familia los alcances del Cáncer más agresivo  al ver como se consumió mi madre en seis meses a causa del cáncer de pulmón de célula pequeña.  Ella falleció el 1 de abril. Mi primera quimioterapia fue el 8 de abril. Estaba totalmente devastada y confundida.

No tenía la menor idea de lo que iba a sentir. Lo único cierto es que tenía miedo.  Para mi sorpresa, durante la aplicación me sentí muy bien! Al día siguiente, como si nada hubiera pasado.
Conforme los días pasaban empece a sentir todos los efectos secundarios del ABVD (Doxorubicina, Bleomycina, Vinblastina, y Dacarbazina).


De inicio comencé a sentirme cansada y fatigada. La nausea. No es precisamente nausea. Es una sensación de malestar estomacal constante. El gusto se vuelve amargo. La piel duele como moretón. El oído, el tacto , la vista y el olfato se vuelven agudos. No tolero la luz, no soporto el ruido, el tacto es t…

Como supe que tengo linfoma de hodgkins

Un mes antes de perder a mi madre a causa del cáncer de pulmón de célula pequeña, me enteré que yo tengo linfoma de hodgkin.
Todo empieza un par de años antes.
Junio 2013 Me sentí una masa en el cuello. una pequeña bolita, del tamaño de una uva, muy definida y que  al tocarla se movía debajo de mi piel.  Llamé  a mi  cirujano plástico quien me mandó a hacer una tomografía de cuello y me remitió con el inepto especialista de cabeza y cuello, el doctor, digo inepto porque después de enterarme de mi enfermedad, descubro que mas de una persona, cercanas a mí habían sido perjudicadas por un muy mal diagnóstico, siendo un médico de renombre y especialista de cabeza y cuello) Después de revisarme minuciosamente, me dijo que no encontraba ninguna causa que le hiciera sospechar de alguna malignidad. Me mandó a hacer un perfil Torch, buscando toxoplasmas o algo que le diera una pista. Dijo que mientras no cambiara su forma y tamaño podía quedarse ahí sin problema. (en la tomografía aparecen mú…