lunes, 7 de diciembre de 2015

Como vivo la radioterapia



Despues de seis ciclos de quimioterapia, mi cuarto PET CT reveló que  mi linfoma sigue teniendo actividad.  Aunque no es 100% seguro que la radioterapia lo elimine, es el paso a  seguir. Asi es que aquí estoy. Voy en la sesión 15 de 19.

Una semana antes de iniciar el tratamiento con radioterapia me hicieron una simulación. Esto quiere decir que hacen un molde y una máscara a tu medida. El molde lo hacen con un material parecido a un saco de papel.

Te acomodan acostada boca arriba en la máquina (versa 1) de manera que queden expuestas las áreas a tratar, en mi caso el cuello (derecho) y axila  (izquierda). Una vez en la posición en que te acomodan los técnicos, inflan ese saco o bolsa que se endurece. Lo siguiente fue la máscara. Esta la hacen con un material como acrílico que se humedece, se ablanda  quedando como una tela gruesa húmeda y caliente que te ponen en la cara y le dan la forma y la posición necesaria. Una vez que se seca se endurece y queda una máscara de plástico duro. Luego vienen las marcas. Ya que estás en una posición fija e inmóvil te marcan con un tinta indeleble en los lugares donde tiene que ir alineado el cuerpo con la luz de la máquina.


Una semana después, ya que tienen los cálculos de la frecuencia y los moldes listos, inicia la radioterapia. Mi sesión dura 20 min de lunes a viernes. 17 de los 20 minutos son para entrar en el molde, poner la máscara y alinearme con la máquina. Me irradian por 3 minutos.  Eso es todo. 
No a siente nada, una simple radiografía. 
Unas horas después de la radioterapia se siente la fatiga, cansancio.
Los efectos secundarios más severos aparecieron después de la 12  sesión. 
El sabor de la boca se vuelve amargo y todo sabe amargo. Se inflama la mucosa de la boca y arde. Igual que si me hubieran dado quimioterapia. El cabello  del área donde me están radiando se cayó por completo.  La piel del área tratada se siente caliente y se empieza a enrojecer. En ocaciones, me da comezón.  Lo que puedo asegurar es que los efectos secundarios de la radioterapia no han sido tan severos como los de la quimioterapia.  
Ya falta poco para terminar esta etapa del tratamiento. Rezo durante la sesión para que D-os me conceda mi súplica y me quite este mal.
Sabremos el resultado a principios de febrero, cuando se hayan cumplido seis semanas después de la última  radioterapia y me hagan nuevamente un PET CT. Es la única forma de saber El Progreso del tratamiento. 
Sigo en la lucha.